Coleccionó botellas y cumplió su sueño de tener una casa de cristal

Coleccionó botellas y cumplió su sueño de tener una casa de cristal

Corría el año 1979 cuando Edouard T. Arsenault recibió una postal que cambiaría su vida y la historia de la Isla Príncipe Eduardo en Canadá. La postal se la había enviado su hija y llevaba la imagen del castillo de cristal ubicado en la Isla de Vancouver. Al verla, Edouard quedó maravillado.

55f17e51bc569_crop-1

A partir de ese momento, el futuro del jubilado de 65 años estaba marcado por esa imagen y un sueño: construir su propia casa de cristal. Sin embargo, él sabía que hacerlo debía tener un impacto, debía dejar una huella y un legado. Por eso, esta casa no iba a ser como la de Vancouver, sino que iba a ser una obra de arte: una casa hecha de botellas.

55f17e52048b1_crop-1

Así comenzó la historia de Edouard, una historia plagada de paciencia y empeño. Su proyecto se hizo conocido entre vecinos, amigos y parientes que conservaban las botellas al terminar de beberlas. Los restaurantes y salones de baile también se sumaron a la iniciativa colectiva sumando su aporte.

55f17e525ae09_crop-1

A partir de ese momento, el futuro del jubilado de 65 años estaba marcado por esa imagen y un sueño: construir su propia casa de cristal. Sin embargo, él sabía que hacerlo debía tener un impacto, debía dejar una huella y un legado. Por eso, esta casa no iba a ser como la de Vancouver, sino que iba a ser una obra de arte: una casa hecha de botellas.

55f17e51bc569_crop

Así comenzó la historia de Edouard, una historia plagada de paciencia y empeño. Su proyecto se hizo conocido entre vecinos, amigos y parientes que conservaban las botellas al terminar de beberlas. Los restaurantes y salones de baile también se sumaron a la iniciativa colectiva sumando su aporte.

55f17e525ae09_crop

Arsenoult falleció en 1984 dejando un legado único. Su amor por el reciclaje y su espíritu emprendedor se contagian al visitar este lugar. The Bottle house no es solo una casa hecha de botellas si no también una muestra de que con paciencia y convicción cualquier sueño se puede hacer realidad.

FUENTES:
AmarilloVerdeY Azul